Cómo la gente exitosa crea su propia suerte

0 Flares 0 Flares ×

El comienzo de una nueva etapa, de una nueva vida, de una nueva empresa, una decisión complicada… todo conlleva un riesgo, un riesgo que nos puede llevar hacia el fracaso, o que nos puede encumbrar hasta el más fascinante éxito. La clave está en elegir el camino adecuado, y establecer los pasos necesarios y directos hacia el triunfo.

Lo que sucede a menudoCómo la gente exitosa crea su propia suerte

A menudo nos encontramos con casos de personas que a lo largo de su vida, fracasan una y otra vez, cuyas vidas parecen destinadas a situarse en un constante precipicio al abismo, por el contrario en nuestro camino también encontramos personas que parecen ser tocadas por una varita mágica, aquellas nacidas “con estrella” cuya vida es un incesante camino de logros. Es entonces cuando nos preguntamos ¿en qué momento se pasa del fracaso al éxito?

No hay antídotos secretos ni recetas mágicas, el único responsable del éxito es la propia persona.

Un camino exitoso no está exento de retos y desafíos, sin embargo, no importa si en algún momento es necesario afrontar un fracaso, pues éste será un escalón más que servirá de ayuda para alcanzar la cumbre.

Disciplina y competitividad

Otra de las claves para llegar al éxito consiste en tener una disciplina férrea enfocada a los objetivos que se desean alcanzar. Focalizar los esfuerzos hacia la consecución de pequeñas metas, sin dejar que nada desvíe la atención, es fundamental para poder comprobar resultados a corto plazo.

En una vida llena de obstáculos es fundamental ser competitivos, saber afrontar nuevos retos y contar con la capacidad necesaria para llevarlos a cabo con los mejores resultados. El autocontrol unido al uso inteligente de las fortalezas que caracterizan a cada persona será el arma perfecta para obtener el éxito y continuar creciendo a un ritmo imparable.

Se trata de seguir y mantener una filosofía de vida propia enfocada a lograr superar todos los objetivos marcados, aprendiendo, experimentando, fracasando y volviendo a resurgir, trasladando cada nueva experiencia a la vida diaria.

Cada persona es dueña de su propia suerte, porque la suerte no es algo fortuito, no aparece de la nada sino que se cultiva día a día por medio del riesgo, de la decisión, de la perseverancia.

¿Cuántas personas tiran la toalla a la meno dificultad? ¿Cuantas personas fracasan por miedo a arriesgar? Ahí está la verdadera suerte de cada persona, en arriesgar cuando hacerlo parece una osadía y en levantarse cuando todo se ha derrumbado.

Superando las expectativas

El verdadero éxito aparece cuando una situación es límite, cuando el propio instinto que empuja a cada persona a sobrevivir  a las adversidades comienza a dejar huella. El poder de superación, la necesidad de seguir hacia adelante es el verdadero motor del mundo, y es que muchas veces las mejores cosas surgen de los peores desastres, y el aprendizaje más valioso se obtiene de las mayores desdichas.

No basta con llegar al punto fijado, hay que superarlo hasta alcanzar otro aún mayor. Se trata de ser un ejemplo de superación diario, un creador de ideas y saber utilizar las opciones disponibles de la forma más efectiva.

Mirar hacia adelante, hacia el punto más lejano, hacia el camino más arriesgado de todos.

No se trata de elegir la vida cómoda, se trata de elegir la opción que nos pueda generar satisfacción interna sin importar que tan compleja sea, la opción que obligue a cada persona a superarse y a descubrir su verdadero potencial.

El éxito y la suerte vienen de la mano, y ¿lo mejor de todo? Es que se encuentran en el interior de cada persona. Cuando decidas sacarlos a la luz, aceptar los retos y afrontar los desafíos, comenzará el camino directo hacia el éxito.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

¿Qué te pareció este artículo?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Loading...Loading...

Comentarios

  1. HENRY PAREDES dice

    Gracias por esas atinadas opiniones, pues se habla de que las empresas tienen exito, pero en realidad son los empresarios con actitud de ganadores los que llevan a la cumbre a las empresas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *